¿Cómo superar la ruptura?

separacion

¿Cómo superar la ruptura? ¿Cuáles son los motivos de una ruptura y qué fases del desamor existen? Asumir una ruptura no es fácil, pero vamos a contarte cmo llevarla mejor.

Las dos caras a la hora de superar la ruptura

Hay un dicho que dice: «Todo tiene dos caras. Esto también es válido para una ruptura. En un lado suele estar el hacedor, el impulsor, o incluso el que deja al otro. Al otro lado está el que se ha marchado, desterrado involuntariamente aún sin saber qué es lo que ha pasado. Entre ellos hay una enorme montaña de piezas rotas. Pero veamos más de cerca a las dos partes antes de ponernos a limpiar el desorden.

El abandonado

No es raro que la persona que queda atrás reciba la ruptura como un golpe. Todavía no piensa en la soltería. La persona abandonada se siente como una reliquia de tiempos pasados, sin saber exactamente qué hacer a continuación. El pensamiento de la pérdida tiene un efecto paralizante. Al principio, prevalecen el desconcierto, el pánico, la falta de perspectiva y el miedo al futuro. No es de extrañar: el observador de la ruina simplemente no puede comprender cómo se ha podido llegar a esto. ¿Realmente ha sucedido? La agonizante pregunta de por qué permanece durante mucho tiempo.

El que rompre

En el otro lado está el iniciador. Él es el que inició la ruptura. Por lo tanto, difícilmente se sorprenderá tanto como los abandonados. En la mayoría de los casos, estas rupturas de relaciones no son actos de pasión que se instigan simplemente entre puerta y puerta, sino que son decisiones conscientemente tomadas y consideradas. Los pros y los contras se suelen sopesar ampliamente de antemano. En las noches de insomnio se rodaron los problemas y se sondearon las opciones. Se suele pasar por alto el hecho de que la ruptura puede ser igual de mala para la persona que rompe. La autora alemana de muchos aforismos y citas, Janine Weger, dijo una vez: «Yo lo quería así. Por eso nadie entenderá por qué estoy llorando». La pérdida también afecta al iniciador. Puede quedarse igual de aislado y solo, porque su entorno simplemente no quiere entender la decisión.

pexels keira burton 6147264 1

Los motivos más comunes de separación

Vamos a hablar de las causas de una ruptura. ¿Por qué dejas a tu pareja? Una ruptura puede tener los motivos más diversos. Lo que todos tienen en común es que hay algo que no encaja o no armoniza bien con el otro. Pero el exceso de armonía también puede ser un motivo de ruptura, por ejemplo, si uno de los dos miembros de la pareja es más bien rebelde o si, con todo el deseo de lograr dicha armonía, la comunicación se queda corta. Pero, ¿qué es exactamente lo que hace fracasar a las parejas? Según un estudio científico de la Universidad de Bamberg, las parejas encuestadas rompieron principalmente por falta de aceptación de sus propios comportamientos (49%), por problemas de comunicación (37%), por falta de espacio propio (44%) o porque la relación consistía en mera rutina (41%). Sin embargo, el estudio es de los años 90. ¿Cuáles son los motivos de la separación en la actualidad?

¿Ha cambiado los motivos después de 20 años?

El sitio de citas Elitepartner preguntó a sus miembros que les haría romper con sus parejas. La encuesta de 2021 reveló que el engaño repetido sería, en teoría, el motivo de ruptura número uno (72%), seguido de cerca por la falta de honradez (71%). Otros posibles motivos de ruptura fueron la rutina (51%), las discusiones frecuentes (50%), los engaños puntuales (48%) y la constricción (42%).

No se puede determinar con claridad si los motivos de la separación han cambiado realmente desde entonces. Tal vez simplemente hayan cambiado las prioridades. Al fin y al cabo, como humanos siempre nos movemos con los tiempos, lo que también afecta a las relaciones y a los conceptos de la vida. Ejemplos de ello son la multitud de sitios web de ligue como C-Date o Secret.de. En el pasado no existían estas oportunidades de hacer ligar. Un «nuevo territorio» como Internet siempre conlleva tendencias. Quién sabe con qué tipo de infidelidades tendremos que lidiar dentro de 20 años. Quizá entonces los ligues con androides o el cibersexo de realidad virtual sean los motivos más comunes de ruptura.

Rupturas a través del tiempo: Idolatración vs. Desconexión consciente

¿Qué tendencias están surgiendo en las rupturas ahora mismo? Una cosa está clara: hoy en día, los matrimonios se rompen mucho más rápido que hace unas décadas. Mientras que en los años 50, de cada ocho matrimonios que se celebraban en este país, una media de uno se divorciaba, hoy casi uno de cada dos matrimonios se rompe. El concepto de «en lo bueno y en lo malo» parece haber llegado a su fin. ¿El matrimonio es un pacto para toda la vida? Con un cincuenta por ciento de probabilidad, seguramente será un caso más para un abogado de divorcios. Donde antes había muchos miedos y crisis existenciales acechando en rincones oscuros, hoy, gracias a la globalización e Internet, hay más oportunidades de deserción. El divorcio ya no está mal visto como antes, sino que ahora está socialmente aceptado.

Además, las exigencias han aumentado, tanto para los hombres como para las mujeres. En la actualidad, la atención se centra en el desarrollo individual y personal. Esto también tiene un efecto en las relaciones. La plataforma de citas casuales Secret.de lo resume con su lema: «Vive tu fantasía». Lo que no encaja ya no se hace para que encaje, parece que se rechaza más fácilmente hoy en día.

Pero no sólo ha cambiado la frecuencia de las rupturas, sino también la naturaleza de las mismas. Mientras que antes las relaciones se terminaban cara a cara, hoy es mucho más impersonal en muchos casos. A veces la gente rompe por mensaje de texto. Eso no es posible, ¿verdad? Sí, puede, e incluso se ajusta a las etiquetas modernas. Según Hans-Michael Klein, de la Knigge-Gesellschaft, la ruptura por mensaje de texto está permitida, siempre que se trate de una relación de corta duración establecida por chat. Pero sólo si ambas partes son verdaderos maestros de la mensajería y están lo suficientemente lejos el uno del otro. Sin embargo: lo bello es diferente.

Para algunos, incluso escribir un mensaje corto es demasiado: en el llamado «ghosting», los hombres que rompen se lo ponen especialmente fácil, simplemente absteniéndose de romper y desapareciendo de la escena como por arte de magia. Un ejemplo destacado de ghosting: Charlize Theron y Sean Penn. Cuando la actriz sudafricana no quiso seguir manteniendo una relación, simplemente dejó de responder a las llamadas y a los mensajes, según informaciones internas. Fuera de la agenda del móvil, fuera de la mente. Es tan sencillo como eso. Pero hay otra manera.

La actriz Gwyneth Paltrow y el cantante Chris Martin están a la vanguardia: Un día, la diva del cine anunció que ella y su pareja habían optado por una «Separación Consciente», sin hablar de separación o divorcio. La guerra de los Roses es el pasado. El «desacoplamiento consciente» es un proceso suave, sensible y de mutuo acuerdo. Aunque nadie sabe realmente en qué consiste este ominoso desacoplamiento y cómo se supone que funciona en la realidad.

pexels anna shvets 4557507 1

Fases después de una ruptura

Por muy violenta y emotiva que sea una ruptura para la persona que la ha dejado, en la mayoría de los casos el proceso es el mismo. La profesora de psicología suiza Verena Kast desarrolló a principios de los años 80 un modelo de cuatro etapas para afrontar el duelo. En realidad, este sistema se desarrolló originalmente para los familiares de los fallecidos. Por muy amargo que parezca, las etapas también se aplican a los que se sientan, de modo que el principio se utiliza ahora también en la psicología de la pareja. Entonces, ¿la comparación no es tan descabellada? Los franceses tienen un dicho al respecto: toda despedida es un poco de muerte.

Fase 1: No aceptar que es verdad

La primera fase suele caracterizarse por la calumnia. La separación del ser querido es un shock tan grande para los que se quedan atrás que normalmente ni siquiera notan las sensaciones. La pérdida parece un estúpido sueño. Si la persona afectada muestra algún tipo de reacción, es más bien mecánica y racional.

Fase 2: Estallido emocional

Ahora todas las diques se rompen. El abandonado está sumido en el dolor, la desesperación y la falta de esperanza. Ahí está de nuevo, el caos. El dolor es real y duele mucho. Para muchos de los afectados, el dolor pronto se convierte en rabia ciega. Hay una búsqueda desesperada de alguien a quien culpar: normalmente es el tipo de la ruptura, ocasionalmente la aventura. Y en bastantes casos, los que han sido abandonados se culpan a sí mismos.

Fase 3: Reorientación

Ahora la persona se da cuenta lentamente de que su pareja no volverá. Se enfrenta a la brutal realidad y comienza a reorientarse. El montón de trozos rotos se retira lentamente. Esta fase se caracteriza por una búsqueda desesperada («Siempre cogía la taza de café por la mañana»), por un hallazgo perspicaz («Ahora ya no beberá de la taza») y por un abandono («La taza tiene que desaparecer).

Fase 4: Nuevo comienzo

La persona abandonada acepta gradualmente la pérdida y traza mentalmente un límite a la relación. El pasado compartido puede verse ahora con sobriedad y sin melancolía, deseos irracionales u odio. La persona afectada deja atrás el papel de víctima, cierra el capítulo y se ve a sí misma como soltera. Además, está libre para conocer nuevas personas y buscar la opción más adecuada.

¿Qué errores hay que evitar después de una separación?

El modelo de cuatro etapas se da en la mayoría de las personas. A algunos les lleva más tiempo, a otros menos. Sin embargo, durante las distintas etapas del duelo, pueden surgir complicaciones imprevistas. Sobre todo si sigues en contacto con tu ex. Puede haber muchas minas y callejones sin salida acechando en el laberinto del desamor. Si no tienes cuidado ahora, el breve interludio de terror se convertirá rápidamente en una historia interminable que se alargará eternamente. Entonces, ¿qué errores debes evitar a toda costa?

Error 1: La existencia en la sombra

Atrás quedaron los días de las persecuciones en taxi y las acciones de merodeo en la puerta de tu casa. Hoy en día, puedes seguir a tu ex a través de Facebook, Twitter, Instagram y similares desde la comodidad de tu casa. El acoso online es tan sencillo… Pero el acoso digital tiene un trasfondo más oscuro. Las almas heridas pueden pasar noches enteras haciendo búsquedas en Internet sin darse cuenta. Las búsquedas van desde un «Aha, está asistiendo al evento del cumpleaños de Maite» a un «¿Quién es Maite?» a un «Están juntos pero en muchas fotos». a un «¡Maite celebró su cumpleaños por última vez!». A través de Instagram, es fácil detectar dónde se encuentra, las visitas a restaurantes y otras actividades de ocio. Las redes sociales hacen que sea difícil dejarse llevar. Además, el paso de «voy a ver qué ha hecho». a la obsesión desesperada. Así que hazte un favor y deja que el chico de la ruptura se vaya. Sólo así podrás convertirte en un Fénix.

Error 2: La química en la cama

Es increíble que sigan apareciendo historias como ésta, pero obviamente no son infrecuentes: tú y tu ex acabáis de romper. A nivel humano, de alguna manera no encajaba bien. Pero en el plano sexual, la ruptura es una verdadera pérdida. El asunto es el siguiente: por alguna razón, decidís que no queréis seguir juntos, pero no queréis renunciar al sexo bajo ningún concepto. Así que seguís quedando para hacer acrobacias con el colchón. Al cabo de un tiempo (¿quién lo hubiera pensado?), uno de vosotros se da cuenta de que también echa de menos al otro como compañero y quiere recuperarlo. Seamos sinceros: historias como ésta podrían funcionar bien en el cine. En la vida real, nunca he oído hablar de un escenario semejante que hubiera funcionado ni siquiera rudimentariamente. Si quieres vivir en esa constelación a largo plazo, seguro que no estarás contento con ella.

Error 3: «Sigamos siendo amigos».

Probablemente cada uno de nosotros lo ha escuchado: «Oye, te aprecio. Como persona. Sigamos siendo amigos». En ese momento, el cerebro de muchas personas se apagó. Por supuesto, no quieren perder a su ser querido, así que dicen: «Me encantaría». No tengo ningún problema con eso. Yo puedo encargarme de ello». Pero lo que piensan es: «¡Genial, primero seré compañero y luego recuperaré mi gran amor!». Te guste o no, una frase así te relega al rincón de los suplentes. Te mantienen con una larga correa, esperando tu señal hasta el día del juicio final, pero finalmente te mueres de hambre en el brazo largo. Tal vez tu ex también te mantenga a raya con un «tal vez». En ese caso, ten en cuenta una cosa: Cualquiera que no se comprometa claramente contigo ya te ha dado la espalda. Así que, por desgracia, si no hay un «sí» claro, un «quizás» significa un «no».

Concedido: A veces esas cajas de amigos con tu ex pueden funcionar de verdad. Pero sólo si has sido capaz de soltar y aceptar la situación de antemano. Y, para bien o para mal, esto requiere un tiempo muerto sin contacto, en el que puedas recomponerte y volver a empezar.

Error 4: Perderse en el ayer

Para bien o para mal, a los que acaban de pasar por una ruptura les persiguen recuerdos dolorosos de su tiempo juntos. A veces, pequeños estímulos clave, como una canción en la radio, un olor persistente en el aire, un objeto redescubierto o un lugar visitado juntos, pueden arruinar todo el día para el doliente. Esos breves recuerdos y retrospectivas son perfectamente normales. Más que eso, son incluso necesarios para que finalmente tengamos un cierre. Sin embargo, según la intensidad de la separación, los abandonados en particular son perseguidos repetidamente por preguntas agonizantes: ¿Dónde y cómo fue nuestro último beso? ¿Cuándo fue la última vez que nos dijimos «te quiero»? ¿Cuándo y dónde fue todo tan terriblemente mal? ¿Por qué no lo vi a tiempo? Y lo más importante, ¿había algo que pudiera haber hecho? Estas preguntas, preocupaciones y dudas no son inusuales; al fin y al cabo, acabas de ser desarraigado y estás buscando la ráfaga de viento que hizo que todo se derrumbara. Sin embargo, estas preguntas pueden convertirse en un verdadero problema si no dejas de plantearlas, rumiándolas y dándoles vueltas una y otra vez. Porque en lugar de dejar que las heridas se curen, las sigues reabriendo. Así que ponte un plazo de tiempo para pensamientos como «podría, querría, si» y luego déjalo pasar. Déjate llevar y suelta.

Error 5: El ángel vengador

El Ángel Vengador es de una clase muy diferente a la de sus predecesores. Parece que se ha resquebrajado en algún momento de la segunda fase de superación del duelo y ahora está empeñado en vengarse. He oído hablar de rupturas que han ido muy mal. La persona abandonada fue jodida, engañada miserablemente e incluso ridiculizada después del hecho. Que alguien se burle de ti duele. Pero que se ría de ti alguien a quien antes amabas en cuerpo y alma es un infierno. Aun así, eso no es motivo para salir de las profundidades del purgatorio como un demonio de la venganza y gritar «¡Vendettaaa!» durante horas. Lo entiendo. Hay muchas opciones deliciosas. Desde pedir pizza en grandes cantidades por teléfono hasta rayar su coche o salir con el mejor amigo de tu ex. Puedes luchar todo lo que quieras contra el. Pero te diré una cosa: el tiempo que pierdas en venganzas y represalias, nadie te lo devolverá. Se ha perdido para siempre. Lo peor de todo es que el tiempo lo pierdes en una ilusión. Es mejor que lo utilices para hacer lo único que es correcto: Pasa página y preocupate por ser feliz de nuevo.

superar ruptura

¿Cómo puedo superar una ruptura?

Vayamos a la pregunta que está en la mente de todos los despechados: ¿cómo puedo superar el desamor y superar una ruptura? ¿Qué es lo que realmente ayuda? ¿Debería encerrarme y revolcarme en el dolor hasta que pare por sí mismo? ¿O prefiero salir, poner el mundo patas arriba y distraerme? Veamos las opciones.

Método 1: El retiro

¿Qué sueles hacer cuando el mundo se te viene encima? Evidentemente, buscas un lugar seguro y te refugias hasta que se pase. El método «Agáchate y Cúbrete» ha ayudado a hacer frente al miedo a las temidas explosiones nucleares, bueno, más o menos. ¿Por qué no iba a funcionar también para nosotros? La retirada estratégica y la táctica del aislamiento son, de hecho, comportamientos humanos bastante normales, independientemente de si nos enfrentamos a una amenaza física y tangible o a una emocional.

Como persona abatida, primero necesitas tiempo para digerir el shock y el golpe. ¿Cómo te recuperas de ello? A base de golosinas, de mirar álbumes de fotos digitales así como de regar, por medio de maratones de La Guerra de las Galaxias o de El Señor de los Anillos. Las mujeres posiblemente escuchen baladas de rock y los hombres tiren más por el heavy metal. Nos dejamos llevar, convertimos la noche en día, dejamos de afeitarnos y apestamos a sudor, cerveza y una buena ración de autocompasión. ¿Qué sentido tiene levantarse si la vida sólo nos lanza a los pies limones fermentados? Así es. Es necesario controlar el dolor, lamer las heridas de forma notoria y meditar. Pero asegúrate de que en algún momento dejas atrás la segunda fase «arrebato emocional» y empiezas a vivir de nuevo. De lo contrario, el proceso de curación sólo se prolongará innecesariamente.

Como dijo Goethe. «En toda gran separación hay un germen de locura; hay que tener cuidado de no incubarlo y nutrirlo reflexivamente». ¿Qué nos dice eso? Una vez que ese asqueroso germen del infierno echa raíces, no te vas a librar de él pronto. Una semilla puede convertirse rápidamente en una secuoya parásita. ¿Qué hacer? Saca las tijeras de podar y recorta los brotes. Ya que tenemos a mano la buena herramienta de jardinería, también podemos utilizarla para recortar la barba y el vello de las piernas. Ve a ducharte, regala tu colección de peluches (en serio, hazte un favor) y recupera tu mundo.

Método 2: Escapar al frente.

Cada persona reacciona de forma diferente ante una ruptura. Mientras algunos se esconden, otros se lanzan a la lucha. El plan es festejar, divertirse y soltarse. La palabra clave aquí es distracción. Y mientras no estés solo, estarás bien. A tus amigas les prohíbe siquiera mencionar el nombre de tu ex, y a tus amigos les ordena que te traigan otra cerveza en cuanto estés en tierra firme. Confías en el alcohol para desinfectar las lesiones internas. Vas a trompicones en un torbellino de trivialidades, usando Tinder y similares para no tener que estar solo ni un solo minuto. Tu lema: «Alboroto y Remedio». Puede que pierdas el equilibrio en el proceso, pero eso es intencionado. Intentas frenéticamente ahogar tu dolor en el desasosiego, bailando desesperadamente tu cabeza.

Eso puede funcionar de momento, pero esas medidas de desplazamiento sólo funcionan hasta cierto punto. En algún momento, tienes que parar. Tu sombra te alcanzará tarde o temprano, no importa lo rápido que corras. ¿Y después? Todo ese dolor y la desesperación reprimida golpearán con doble fuerza. Así que no puedes evitar una confrontación. La cuestión es si prefieres afrontar tus emociones de frente o prolongar artificialmente el sufrimiento.

Método 3: Haz un barrido claro.

Ninguna de las dos formas puede funcionar como panacea, al menos no por sí sola. Pero, ¿cómo puedo afrontar específicamente una ruptura? Es sencillo: la mezcla marca la diferencia. Revuélcate en tu aislamiento, si es necesario, y hunde los dientes en tu almohada. Canta con el corazón «Love will tear us apart», «Hold on to your love» o «The Scientist» si es necesario. Pero no te aflijas demasiado tiempo. Despídete pronto del manguito, de la melancolía y del martirio. Sal, conoce a gente y recupera tu vida. No una vida vieja y prefabricada, sino una nueva, hecha a medida, toda tuya. Aprende los beneficios de la libertad y compréndete como individuo, no como apéndice de un amor pasado. Escucha a tu corazón y a tu cuerpo y toma lo que necesites: pena o distracción. Y luego vuelve a empezar. Llevará tiempo, pero el retroceso te hará más fuerte. En serio. Los estudios de la Universidad de Minnesota pudieron comprobar que los estudiantes recién separados volvían a la normalidad después de unas pocas semanas y sentían que salían de la situación más fuertes, con más confianza y mucho más positivos. ¿Cuál es la lección aquí? Todo va a ir bien. No, incluso mejorará.

¿Cuánto tiempo se tarda en superar la ruptura?

No hay una respuesta universal a esta pregunta. El escritor y dramaturgo alemán Wilhelm Vogel dijo una vez: «Cada ruptura tiene su individualidad». Lo que quiere decir con esto es que cada ruptura de relación es diferente, y que las parejas abandonadas perciben y afrontan una ruptura con diferentes intensidades. Una persona puede necesitar siete días para pasar lo peor, la siguiente puede necesitar siete meses.

Los que han sido abandonados tras una relación de larga duración pueden necesitar un año entero antes de poder implicarse emocionalmente en algo nuevo. Al fin y al cabo, vives cada estación a solas por primera vez e inevitablemente recuerdas el tiempo que pasasteis juntos: «Siempre nos íbamos juntos en primavera», «Siempre le gustaba ese tipo de helado», «Solíamos ir a recoger setas en otoño» y «¿Qué voy a hacer en Navidad? No en vano se hablaba del llamado año de la viuda.

No hay que llegar a eso. Muchos procesos de separación se completan más rápidamente. Tarda el tiempo que haga falta. Pero no hay que asustarse. En algún momento habrás superado la separación y apenas podrás esperar el futuro. Te lo prometo. Y aunque ahora no lo parezca, con el tiempo entenderás lo que Hesse quería decir cuando afirmaba: «Y hay magia en cada comienzo…».